Noticias

Philippe Samyn dice a los ingenieros que "hacer lo imposible va a ser su trabajo"

Sábado, 23 de Septiembre de 2017

El arquitecto belga, diseñador del edificio 'Europa' del Consejo de la UE en Bruselas, acerca a los alumnos de Gijón los fundamentos de su obra.


Descubrir, crear, inventar. Son las tres premisas con las que ayer se presentó en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón el arquitecto e ingeniero belga Philippe Samyn de la mano de la cátedra ArcelorMittal de la Universidad de Oviedo, con la finalidad de acercar a los estudiantes del centro la filosofía de trabajo de su despacho. Una mixtura de más de 80 arquitectos e ingenieros fundada en 1980 que realiza todo tipo de proyectos integrados, tal y como explicó el arquitecto, desde el paisaje que rodea a los edificios hasta los muebles y complementos del hogar, con todas las técnicas posibles.

Samyn, defensor de los edificios 'felices', autor de entre otros, el nuevo edificio 'Europa', nueva sede del Consejo de la Unión Europea en Bruselas, hizo un repaso por algunos de sus últimos proyectos, algunos recién salidos del horno, con conceptos tan innovadores como el de las oficinas 'en las que puedan estar los bebés mientras sus padres trabajan', con espacios abiertos, jardines de flores para aportar un espacio perfumado y abundancia de cristal en las edificaciones para hacerlas más eficientes energéticamente. Una de sus 'obsesiones', como él mismo indicó, con varios proyectos que no tienen aire acondicionado porque 'la mejor forma de refrescar el aire es abrir la ventana'.

En este sentido, Samyn se refirió a la estrecha e indisoluble relación entre ingenieros y arquitectos, y a los 'roces' que suelen surgir cuando el diseño choca con la ingeniería. 'Con actitud positiva siempre se encuentra una solución', advirtió el arquitecto. 'Ingenieros, hagan lo imposible porque ese es su trabajo', apostilló ante el auditorio antes de explicar cómo el equipo de ingeniería de su despacho lleva a cabo exhaustivos estudios y complejos cálculos previos al planteamiento de edificación, desde 'las horas de sol de cada día del año, la temperatura, la presión o los vientos', que influyen en la forma de diseñar los edificios.

El trabajo del belga destaca por el uso de materiales como o la madera, el acero o el vidrio en grandes estructuras, con la máxima de la 'huella ecológica cero', usando en muchas ocasiones materiales desechados y reciclados. No en vano, en su empresa también se diseñan muebles y hasta complementos, que como él mismo explicó, en el caso de los textiles proceden de desechos de casas de moda como Gucci o Yves Saint Laurent, o de artesanos internacionales del cuero. Un trabajo de vanguardia con profunda raíz.

Fuente: Diario La Nueva España 22/09/2017